Noticias


<< Volver

EL POR QUÉ DE LA FIBRA EN LA DIETA (1ra Parte)

La fibra alimentaria se puede definir como la parte de las plantas comestibles que resiste la digestión y absorción en el intestino delgado humano y que experimenta una fermentación parcial o total en el intestino grueso. Esta parte vegetal está formada por un conjunto de compuestos químicos de naturaleza heterogénea: polisacáridos, oligosacáridos, lignina y sustancias análogas. 

Desde el punto de vista nutricional, y en sentido estricto, la fibra alimentaria no es un nutriente, ya que no participa directamente en procesos metabólicos básicos del organismo. No obstante, la fibra alimentaria desempeña funciones fisiológicas sumamente importantes como estimular la peristalsis intestinal. La razón por la que el organismo humano no puede procesarla se debe a que el aparato digestivo no dispone de las enzimas que pueden hidrolizarla. Esto no significa que la fibra alimentaria pase intacta a través del aparato digestivo: aunque el intestino no dispone de enzimas para digerirla, las enzimas de la flora bacteriana fermentan parcialmente la fibra y la descomponen en diversos compuestos químicos: gases (hidrógeno, dióxido de carbono y metano) y ácidos grasos de cadena corta (acetato, propionato y butirato). Éstos últimos pueden ejercer una función importante en el organismo de los seres vivos. 


La fibra dietética se encuentra únicamente en alimentos de origen vegetal poco procesados tecnológicamente, como los cereales, frutas, verduras y legumbres. La Cantidad Diaria Recomendada (DRI en inglés) de fibra dietética es de 20-35 gr para lo cual es necesaria una selección equilibrada de alimentos. Esta cifra es aproximadamente el doble de la cantidad media consumida por la mayoría de las personas adultas. 


La fibra tiene importancia tanto en la prevención como en el tratamiento de enfermedades. Es eficaz en pacientes con estreñimiento y diverticulosis. Puede desempeñar también un papel importante en el tratamiento de la hipercolesterolemia, la diabetes y puede reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. 


La fibra con frecuencia se denomina masa, residuo no nutritivo o hidrato de carbono no disponible. La expresión fibra dietética representa el contenido en fibra total de cada alimento. Los componentes de la fibra dietética constituyen los componentes estructurales principales de la pared celular vegetal: celulosa, hemicelulosa, pectinas, mucílagos, gomas y ligninas.


Las fibras dietéticas se clasifican según su solubilidad en agua, en solubles e insolubles. Las fibras solubles (pectina y gomas) ejercen efectos hipolipemiantes y pueden disminuir la hiperglucemia postprandial. Las fibras insolubles (celulosa, hemicelulosa y lignina) carecen de dichos efectos y se comportan fundamentalmente como formadoras de volumen, incrementando el peso de las heces y disminuyendo el tiempo de tránsito intestinal (laxantes).


 


FUENTES DE COMPONENTES DE FIBRAS


INSOLUBLES



  • Celulosa



  1. Harina de trigo entero

  2. Salvado

  3. Familia del repollo

  4. Manzanas

  5. Vegetales de raíz



  • Hemicelulosa



  1. Salvado

  2. Cereales

  3. Cereales integrales



  • Lignina



  1. Manzanas

  2. Frutas cítricas

  3. Frutas con semillas comestibles,como las frutillas


SOLUBLES



  • Gomas



  1. Avena

  2. Leguminosas

  3. Centeno



  • Pectinas



  1. Manzanas

  2. Frutas cítricas

  3. Frutillas

  4. Zanahorias


A pesar de que los efectos fisiológicos de la fibra pueden explicarse generalmente a partir de su solubilidad, esto no es así para todos los componentes de la fibra. Por ejemplo, el psyllium (hierba), que resulta extremadamente soluble y es capaz de disminuir la colesterolemia, resulta también ser un laxante eficaz. 


EFECTOS FISIOLÓGICOS DE LA FIBRA DIETETETICA



  • Estimula la masticación, el flujo de saliva y la secreción de jugo gástrico.

  • Llena” el estómago y proporciona sensación de saciedad.

  • Aumenta el bolo fecal, disminuyendo la presión dentro del colon.

  • “Normaliza” el tiempo de tránsito intestinal.

  • Es la materia prima  para la fermentación colónica.

  • La fibra soluble retarda el vaciamiento del estómago y lentifica la digestión y absorción         de nutrientes.

  • La fibra soluble disminuye el colesterol.


Regulación intestinal: La alimentación rica en fibra, especialmente en salvado de trigo, resulta eficaz en el tratamiento del estreñimiento crónico. La fibra incrementa el volumen de las heces, hace disminuir la presión dentro del colon y reduce el tiempo de tránsito intestinal. En la mayoría de las personas con estreñimiento crónico y diverticulosis y en algunas con Síndrome de Intestino Irritable (SII), el incremento en la ingesta de fibra puede favorecer un hábito intestinal más regular y el alivio parcial de la sintomatología. Durante muchos años se creyó que una alimentación con bajo contenido en residuo constituía el tratamiento de la diverticulosis no complicada. Ningún estudio controlado llegó a confirmar estos conceptos. Durante los últimos diez años se ha demostrado que la alimentación rica en fibra, especialmente cereales integrales como el salvado, alivian el dolor y otros síntomas asociados a la diverticulosis.


Los pacientes con SII cuyo principal trastorno intestinal es el estreñimiento tienen mayores probabilidades de beneficiarse del incremento de la ingesta de fibra. Aunque los datos son menos concluyentes, aparentemente un incremento de la ingesta de fibra sería capaz de beneficiar también a los pacientes con diarrea. El incremento de la ingesta de fibra tiende a normalizar el tiempo de tránsito intestinal. De este modo, se desacelera el tránsito intestinal en personas con tránsito rápido.


<< Volver