Noticias


<< Volver

EL POR QUÉ DE LA FIBRA EN LA ALIMENTACIÓN (2da Parte)

Diabetes: En el tratamiento de la diabetes una alimentación rica en fibra mejora el control de la glucemia, disminuyendo la glucemia posprandial y reduciendo las necesidades de insulina. Se ha demostrado que la alimentación rica en hidratos de carbono complejos y fibra (55-60% de hidratos de carbono, 50 g o más de fibra dietética) hacen disminuir los niveles de insulina a través de una mayor sensibilidad a ésta.

Dislipidemia: La fibra puede ejercer su efecto hipolipemiante uniéndose a los ácidos biliares e incrementando la excreción fecal de esterol. Esto representa sólo una pequeña parte del mecanismo global. Las bacterias reducen las fibras solubles a ácidos grasos de cadena corta que eventualmente parecen bloquear la síntesis de colesterol en el hígado. La mayor parte de su efecto hipolipemiante resulta probablemente indirecto, es decir, la alimentación rica en fibra suele tener bajo contenido en grasa y colesterol. Otro efecto indirecto de la fibra, tanto en la diabetes como en la dislipidemia pudiera ser su papel en el control del peso, por incrementar la sensación de saciedad, requerir mayor tiempo para su ingestión y contener menos calorías.


Cáncer: Diversos datos epidemiológicos y experimentales muestran una clara relación entre el cáncer de colon y la dieta baja en fibra. Observaciones recientes sugieren que dicha relación pudiera extenderse también al cáncer de mama. No se han aclarado aún los mecanismos de inhibición del cáncer. La fibra dietética puede desempeñar cierto papel en la reducción de la concentración de carcinógenos fecales en el colon, en la reducción de su tiempo de contacto mediante una aceleración del tránsito por el colon y, quizás, en la reducción de su formación mediante alteración del metabolismo bacteriano y disminución del pH en el contenido del colon. En el caso del cáncer de mama, la fibra podría desempeñar un papel protector a través de su efecto sobre el metabolismo y excreción de estrógenos. La ingesta de alimentos con altos contenidos de fibra, con frecuencia tienen bajo contenido en grasa y calorías, y mayor en otros nutrientes. Por ello, los efectos de la fibra deben considerarse en el contexto de la alimentación global y las interacciones de todos sus componentes. 


Se ha demostrado que el trigo integral (con su salvado natural) contiene potentes antioxidantes que son clave en su capacidad de prevenir el cáncer de colon, y la diabetes y las afecciones cardiacas. Esta nueva investigación resultará útil para el desarrollo de cepas de trigo genéticamente modificadas para que contengan altos niveles de sus propios químicos anticancerígenos.


Planificación alimentaria


El plan de alimentación debería incrementar la ingesta de fibra por encima de la cantidad previamente ingerida por el individuo, de forma habitual: panes y cereales no refinados, legumbres, verduras y frutas. Como ya comentamos se considera Cantidad Diaria Recomendada de 25 a 30 gr. de fibra dietética al día. El consumo de más de 50 g de fibra dietética no aporta beneficios adicionales y puede producir intolerancia (sensación de plenitud, meteorismo) y/o problema en la absorción de oligoelementos. En la mayoría de los casos, las técnicas de preparación de los alimentos pueden cambiar la estructura de la fibra pero no alteran de forma significativa el contenido en fibra. Inicialmente, las dietas ricas en fibra pueden producir algunos efectos desagradables como el aumento del meteorismo y borborigmos. Estos síntomas resultan menos molestos si la ingesta de alimentos ricos en fibra se incrementa de forma gradual y con frecuencia desaparecen con el tiempo a medida que la persona se acostumbra a la nueva dieta. Si se produce intolerancia, debe aconsejarse a las personas que pruebe diversas fuentes de fibra con el fin de identificar aquellos alimentos bien tolerados. Los pacientes con Síndrome de Intestino Irritable pueden resultar más propensos a estos síntomas. Cabe esperar mejor tolerancia y menor sintomatología si se distribuye uniformemente a lo largo del día la ingesta de fibra total. Resulta importante una ingesta líquida adecuada (ocho vasos o más al día) para lograr un aprovechamiento correcto del incremento del consumo de fibra. También es útil un programa de ejercicio físico regular para favorecer la regularidad del hábito intestinal y promover la salud general.


Se ha demostrado la eficacia de suplementos de fibra que van desde tabletas a polvos de celulosa para el tratamiento del estreñimiento, así como su papel coadyuvante en el tratamiento de la hipercolesterolemia y la diabetes. Puede desarrollar un papel importante en el tratamiento de algunos pacientes. Sin embargo, muchos de los suplementos de fibra soluble altamente purificados disponibles comercialmente pueden producir efectos colaterales como náuseas, meteorismo, sensación de plenitud y molestias abdominales en algunos individuos. Además, el suplemento con una fuente de fibra dietética concentrada o purificada carece del equilibrio nutricional proporcionado por una alimentación que contenga diversos alimentos. Se dispone de un limitado número de datos sobre el efecto de los suplementos de fibra en la absorción de nutrientes. Por estos motivos, los suplementos de fibra sólo deben emplearse con objetivos terapéuticos concretos en pacientes seleccionados y bajo prescripción médica.


Frutooligosacáridos


Son ingredientes alimentarios no digeribles que afectan beneficiosamente al huésped mediante la estimulación selectiva del crecimiento y / o actividad de una bacteria (o un número limitado de ellas) en el colon mejorando de esta manera. la salud de ese huésped. La Inulina y la Oligofructosa son hasta el momento los prebióticos más experimentados, son fermentados selectivamente por la microflora en el colon humano, lo que origina una composición bacteriana dominada por la bifidobacteria, beneficiosa para la salud. Están presentes de manera espontánea y en alto nivel en muchos alimentos comunes, verduras, frutas (cebollas, puerro, ajo, banana y choclo) y cereales. Aumentan la absorción de Calcio y Magnesio lo cual disminuye la posibilidad de osteoporosis y fracturas óseas. 


La fibra en la cantidad adecuada es un elemento que ayuda a mejorar la calidad de vida.


<< Volver